Presidente de Guatemala: “el consumo de drogas es un problema de salud y no de justicia penal.” (VIDEO).

Square

Viernes, 28 de Septiembre, 2012. Ciudad de Nueva York – El Presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina dijo durante su participación en la 67 Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU): “El grupo de población más afectado por el consumo de drogas, nuestra juventud, demanda de nosotros respuestas más efectivas. En este sentido, es importante que enfrentemos el problema como lo que es: un problema principalmente de salud pública, más que un problema de justicia penal.

Ofrezcamos tratamiento, prevención, protección social, oportunidades económicas y desarrollo para las comunidades involucradas en los mercados de drogas. No llenemos nuestras cárceles con miles de casos de jóvenes que podrían tener un proyecto de vida distinto si enfrentáramos el problema de manera diferente. Invito a los países miembros de esta Asamblea General a que juntos busquemos caminos que nos permitan darle un mejor horizonte a nuestra juventud, mejorando sus oportunidades de vida, al mismo tiempo que logramos reducir la violencia y la pobreza.”

El mandatario insistió en que la política aplicada durante los últimos 50 años, en la lucha al narcotráfico, no ha dado resultado. Hizo un llamado a los estados miembros de las Naciones Unidas a que revicen la normativa internacional que gobierna actualmente la política global con respecto a las drogas.

El Presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina dijo durante su participación en la 67 Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Foto ONU.

Además dijo que, “en seis días más Guatemala asumirá la presidencia del Consejo de Seguridad que tendrá durante el mes de octubre y que lo hará con mucha responsabilidad.”

Terminó diciendo “Para terminar, quiero recordar que el próximo 21 de diciembre estaremos celebrando en Guatemala el inicio de una nueva era, según el calendario de la civilización maya. La nueva era, el 13 Baktún, marca el inicio de una era muy positiva y es una invitación para renovar energías físicas y espirituales en un ambiente de paz, cooperación y diálogo. Me permito invitar a todos ustedes, jefes de estado y de gobierno aquí presentes para acompañarnos en el parque Tikal a compartir el amanecer de esta nueva era. Los mayas de ayer y hoy, y todos los guatemaltecos y guatemaltecas, los esperamos con los brazos abiertos.”

Abajo el discurso completo y el video de su participación en la ONU el Miércoles, 26 de Septiembre del 2012.

El Presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina dijo durante su participación en la 67 Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Denle “LIKE” (me gusta) a mi página en Facebook. También pueden unirse a mi cuenta de Twitter.

Discurso completo que fue compartido en el sitio de Internet del gobierno de Guatemala www.guatemala.gob.gt

Señor Presidente de la Asamblea General, Vuk Jeremic,
Señor Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon ,
Señores y Señoras Jefes de Estado y de Gobierno,
Señores y Señoras Delegados,
Amigos, todos.

Quisiera empezar estas palabras saludando al señor Vuk Jeremic, nuestro Presidente de este 67 período de sesiones a la Asamblea General. Al mismo tiempo, deseo expresar mi reconocimiento al señor Nassir Abdulaziz Al-Nasser por su liderazgo en el anterior período de sesiones.

Me honra representar a Guatemala por primera vez ante este foro máximo de las Naciones Unidas. Guatemala, y mi Gobierno en particular, siempre apoyará cualquier iniciativa que haga valer los nobles propósitos y principios de las Naciones Unidas, resumidos en las palabras: paz, desarrollo y derechos humanos.

Mi país está comprometido con la solución pacífica de las controversias, el tema central de nuestro debate. En este espíritu acordamos a finales del año 2008 suscribir un Acuerdo Especial con nuestro vecino, Belice, que busca resolver un diferendo territorial de viejo cuño a través de la Corte Internacional de Justicia. Nuestro Congreso, aprobó por unanimidad, que el día 6 de octubre del año 2013 se realizarán consultas populares simultáneas en ambos países para ratificar democráticamente nuestro compromiso de acudir a la Corte Internacional de Justicia.

Por otra parte, los guatemaltecos vivimos un enfrentamiento armado que se prolongó durante 36 años. Yo personalmente fui un soldado que participó en dicho enfrentamiento. Porque conozco la guerra, valoro muchísimo el diálogo. Es por ello que en 1996 fui uno de los signatarios de los Acuerdos de Paz en mi país. Esto me motiva, señor Presidente, a reafirmar mi respaldo a su sabia decisión de convocarnos a este período de sesiones para discutir la solución pacífica de los conflictos.

Señor Presidente:

Mi gobierno se ha fijado tres grandes objetivos para poder avanzar con firmeza y sostenibilidad hacia una Guatemala que disfrute plenamente de los beneficios de la paz. En primer lugar, nos hemos propuesto el Pacto Hambre Cero, iniciativa que busca

reducir la desnutrición crónica que afecta a más del 40 por ciento de nuestros niños menores de 5 años. Dicha reducción, será sostenible en el tiempo sólo si logramos un mayor desarrollo rural que permita disminuir permanentemente la pobreza que afecta a las familias que viven en el campo, particularmente las familias indígenas.

En segundo lugar, mi gobierno está impulsando el Pacto por la Seguridad, la Justicia y la Paz, que busca la disminución de la violencia social que ha afectado a nuestro país. He encontrado un país con altos niveles de violencia y por eso se ha convertido en una prioridad de mi Gobierno hacerlos descender.

Pero estamos seguros que podemos lograr avances en esta materia, pues dichos indicadores en tan sólo 9 meses nos muestran una reducción notable, al registrarse 13% menos homicidios de los que tuvimos durante el mismo período el año anterior. Puedo afirmar por lo tanto que, sin estar satisfechos con los índices alcanzados, nos muestran que vamos avanzando por el camino correcto y cumpliendo con la promesa de tener menos violencia y más seguridad en Guatemala, en un ambiente de pleno respeto a los derechos humanos. En esta labor, trabajamos muy de cerca con nuestros países vecinos, y en especial con nuestros hermanos de Centroamérica.

En tercer lugar, estamos luchando en el frente económico a través del Pacto Fiscal y de Competitividad. La fiscalidad ha sido una de las debilidades de nuestro sistema institucional, y por ello en los primeros días de mi gobierno logramos promover y aprobar en el Congreso una reforma tributaria que incrementará en un 15 por ciento nuestros recursos fiscales, permitiéndonos de esa forma mantener un ambiente de estabilidad macroeconómica al reducir el déficit fiscal, sin tener que disminuir el gasto público.

La estabilidad fiscal, nos está permitiendo a la vez crear el clima adecuado de negocios que permita estimular inversiones privadas y generar así los empleos formales que tanto demandan nuestros ciudadanos y ciudadanas.

Señor Presidente:

Lamentablemente, nuestros esfuerzos en relación a los tres desafíos planteados anteriormente (disminuir la desnutrición infantil, reducir la violencia y la inseguridad, y promover el empleo) se ven parcialmente vulnerados por el flagelo del narcotráfico. Al menos un 40% de los homicidios se derivan de problemas vinculados con el tráfico de estupefacientes ilícitos, y mi gobierno se ve obligado a destinar los escasosrecursos fiscales a combatir las bandas transnacionales que se dedican al tráfico de drogas ilícitas, desde los mercados productores del sur hasta los consumidores del norte. Adicionalmente, mi país se ha visto afectado paulatinamentepor la producción y consumo de drogas, agravando así una situación que de hecho ya es muy difícil.

El esquema actual, emanado de las convenciones internacionales vigentes desde hace 5 décadas, no ha traído los resultados deseados. Los mercados de consumo se expanden en vez de disminuirse; los países productores y el tipo de estupefacientes disponibles se multiplican; y las rutas del comercio y tráfico tienden a diversificarse. El problema de las drogas es cada vez más grande y más complejo. Involucra a más países y a más personas. Ciertamente, se trata de un tema transnacional, y por eso lo traigo a este foro universal de las Naciones Unidas.

Señor Presidente:

Pensamos que la premisa de nuestra lucha contra las drogas ha mostrado serias falencias, ya que lamentablemente no ha sido posible erradicar el consumo de drogas en el mundo. Creo que es hora de aceptar esta verdad, y de adecuar nuestra lucha contra este flagelo tomando en cuenta nuevas realidades.

El grupo de población más afectado por el consumo de drogas, nuestra juventud, demanda de nosotros respuestas más efectivas. En este sentido, es importante que enfrentemos el problema como lo que es: un problema principalmente de salud pública, más queun problema de justicia penal. Ofrezcamos tratamiento, prevención, protección social, oportunidades económicas y desarrollo para las comunidades involucradas en los mercados de drogas. No llenemos nuestras cárceles con miles de casos de jóvenes que podrían tener un proyecto de vida distinto si enfrentáramos el problema de manera diferente. Invito a los países miembros de esta Asamblea General a que juntos busquemos caminos que nos permitan darle un mejor horizonte a nuestra juventud, mejorando sus oportunidades de vida, al mismo tiempo que logramos reducir la violencia y la pobreza.

Cincuenta años, es suficiente tiempo para poder evaluar con claridad lo que hemos hecho y para comprender porque no obtenemos los resultados que todos hubiéramos esperado. En ese sentido, hago también un llamado a los estados miembros de las Naciones Unidas a que revisemos la normativa internacional que gobierna actualmente nuestra política global con respecto a las drogas. Es la Convención Única de 1961, y los protocolos adicionales de 1971 y 1988, deben ser evaluados por sus resultados y actualizados, de tal manera que nos permitan alcanzar las metas deseadas.

Se trata de un desafío serio, que debe ser asumido con mucha responsabilidad, y que debería conducirnos a un diálogo multilateral respetuoso y franco, alimentado con evidencia científica sobre cuáles son las mejores estrategias para asegurar que nuestros jóvenes son efectivamente protegidos del flagelo de las drogas.

En este orden de ideas, en el pasado mes de abril del presente año, los Jefes de Estado y de Gobierno del hemisferio occidental nos reunimos en la Cumbre de las Américas en Cartagena de Indias. El Presidente Santos de Colombia, facilitó convidó entonces a discutir nuevas rutas para el combate al narcotráfico. El acuerdo al que llegamos los gobernantes americanos fue que debíamos encargar estudios para evaluar nuevas alternativas que discutiremos el próximo año, en el mes de junio en la Asamblea de OEA que se celebrará en Guatemala. Este es un paso en la dirección correcta y un proceso que consideramos el mundo entero debe emular.

En el mismo espíritu, Guatemala desea establecer un grupo internacional de países amigos de la reforma a la política global de drogas, que reúna a aquellos gobiernos interesados en promover en los foros multilaterales apropiados para una evaluación objetiva y rigurosa de nuestra política actual, así como considerar alternativas creativas e innovadoras. Debemos buscar esas nuevas rutas con responsabilidad y con tenacidad, y estoy seguro que con el concurso y la cooperación de todos: países productores, consumidores y de tránsito, obtendremos buenos resultados.

Permítanme subrayar que no se trata de abandonar la lucha contra el flagelo de las drogas. Se trata de mejorar y responder con mayor claridad a dicho flagelo, porque nuestros hijos y nietos, merecen una respuesta más integral y efectiva de parte de la comunidad internacional.

Finalizo estas ideas reafirmando que Guatemala no faltará a ninguno de los compromisos internacionales firmados y vigentes. No perseguimos una acción unilateral como país que sólo traería caos y conflictos en una respuesta que debe ser global. Esperaremos pacientes a que la comunidad internacional progrese hacia un nuevo consenso antes de cambiar nuestras políticas en nuestro país. Pero igualmente comprometeré mi liderazgo en hacer avanzar una evaluación de la política global de drogas, para que la misma sea más efectiva y se base en una normativa internacional actualizada, acorde a las realidades y desafíos del siglo XXI.

Señor Presidente:

Antes de finalizar, quisiera mencionar muy brevemente tres puntos, que considero relevantes para esta Asamblea General.

Primero: como una muestra de nuestro compromiso con la defensa y la promoción de los derechos humanos en todos sus ámbitos, ofrecí, el 14 de enero de este año en Guatemala que buscaría la ratificación del Estatuto de Roma, para pasar a formar parte de la Corte Penal Internacional. Me satisface informar que el 2 de abril efectuamos el depósito del instrumento de ratificación.

Segundo: en el mismo discurso aludido, indiqué que nuestra prioridad en política exterior sería contribuir a los ideales de democracia, justicia y paz, dentro de un marco de absoluto respeto al derecho internacional. En ese sentido, ofrecí que Guatemala ejercería su función en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas con responsabilidad y con un espíritu constructivo. Pienso que hemos cumplido hasta este momento ese ofrecimiento, y nos complace que en seis días más Guatemala asumirá la presidencia del Consejo de Seguridad que tendrá durante el mes de octubre y que lo hará con mucha responsabilidad.

Tercero: ante los acontecimientos de las últimas semanas, rechazamos todo acto de difamación de religiones. Al mismo tiempo, condenamos la violencia en todas sus expresiones, incluyendo la violación a las sedes diplomáticas. Ambas expresiones de intolerancia nos ofenden a todos.

Para terminar, quiero recordar que el próximo 21 de diciembre estaremos celebrando en Guatemala el inicio de una nueva era, según el calendario de la civilización maya. La nueva era, el 13 Baktún, marca el inicio de una era muy positiva y es una invitación para renovar energías físicas y espirituales en un ambiente de paz, cooperación y diálogo. Me permito invitar a todos ustedes, jefes de estado y de gobierno aquí presentes para acompañarnos en el parque Tikal a compartir el amanecer de esta nueva era. Los mayas de ayer y hoy, y todos los guatemaltecos y guatemaltecas, los esperamos con los brazos abiertos.

Muchas gracias.


26/9/2012 Ciudad de Nueva York – El mandatario Guatemalteco, Otto Pérez Molina, durante su participación ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas.